Fútbol. Identidad.

Real Sociedad. Restyling de Identidad. (Propuesta).
A partir de una charla espontánea, empezaron a surgir ideas para desarrollar este proyecto. Decidimos comenzar por un rastreo de identidad “vivo” en Donostia – San Sebastián, en Gipuzkoa y en el País Vasco.
Hablamos con gente que está (abuelas, padres, niñas/os, madres, jóvenes, aitonas) y visitamos a la gente que no está (fuimos al cementerio, donde están los que nos precedieron en el camino de la vida), entramos al mar, subimos la montaña, nos mojamos… en Gipuzkoa llueve mucho, comimos muy bien, hablamos en euskera, vimos Oteiza, Chillida (quien fuera arquero de la Real Sociedad) fuimos a fiestas populares, a surfear, a sociedades gastronómicas.
Tratamos de empaparnos de la cultura vasca gipuzkoana.WebHerRealSoc0Un logotipo potente.
Con una impronta tradicional vasca, y con un lenguaje gráfico contemporáneo.

Entonces nos remitimos a las estelas funerarias de los cementerios, algo característico de esta región. Esto nos sirvió para familiarizarnos con el recurso gráfico – tipográfico de la letra vasca, heredera de la Quadrata Romana, pero realizada con herramientas agrícolas. Rescatamos su particular grafismo y además detectamos una marcada tendencia a las ligaduras.
Nos pareció necesario reforzar el sonido con que se alienta a la Real Sociedad en al calle: Erreala (con la RR remarcada, propio de la fonética gipuzkoana).
Todo esto nos llevó a desarrollar unos signos tipográficos corporativos de la Real Sociedad, que pueden desarrollarse como familia tipográfica: una eficaz herramienta de reconocimiento visual e identitario.

WherRealSoc_Logo_Escudo0

El escudo. Una síntesis del existente.
Dotado de un lenguaje más contemporáneo y sintético, acorde al de la marca.
Las ondulaciones de la bandera remiten al mar, y su forma evoca, al mismo tiempo, a la de una txalupa (barca) y a la de una ballena: Gipuzkoa es un territorio ligado a la milenaria tradición de caza de ballenas, por los pescadores vascos.
Sintetizamos la corona, retomando una versión antigua y eliminamos la SS por razones de connotación negativa y porque exculye la denominación Donostia.
Reforzando los tradicionales torneos de fútbol playa, donde juegan los txikis que serán la cantera, el color del balón hace alusión a los balonazos marcados en la arena.WherRealSoc_Logo_Escudo21

Merchandising.
Detectamos que en la actualidad, los niños son de la Real tanto por reforzar el sentido de pertenencia guipuzcoano, como por “compromiso familiar”.
Hoy más que nunca se los ve con camisetas del Barsa (prefieren ser del Barsa), hasta hace poco tiempo del Liverpool (Xabi Alonso campeón de Champions League con ese club) y, algunos, del Real Madrid.  “El Barsa es feliz porque gana, yo soy feliz porque soy del Barsa”. Necesitábamos acercar un orgullo genuino y -sobre todo- el entusiasmo, la alegría a través de alguna vía que no fuera ganar Ligas o Champions… Imposible para la Real en estos tiempos. Sólo por ahora.
Nos parecía que el trabajo de Identidad debía hacer hincapié tanto en reforzar al hincha como en recolectar nuevos y difundir la existencia del club. Acercar la Real a los niños (futuros hinchas) y que hinchas y no hinchas se apropiaran de una imagen y la hicieran suya, del modo en que lo hacen al oveja en Euskadi, el 64 en Aquitania, el burro en Catalunia, confiriendo identidad y sentido de pertenencia.
De las señales de identidad de la fuerte pronunciación de la Rr en la fonética euskera, y por lo tanto de la ligadura que se ve en la nueva submarca Erreala, podría salir la escencia gráfica de por qué la mayoría de los niños simpatizan con su club: porque el aita (padre) los lleva a la cancha.
Así nacieron los muñecos Rr (padre e hijo), y luego la extensión a algunos jugadores que han dejado huella. Sin alardear de grandes cracks como el Barsa o el Madrid, pero orgullosos de que estos personajes se hayan ganado el corazón de sus hinchas, tratando de reforzar sus diferentes características.

WherRealSoc_Merchandising1
Lejos de un lenguaje exitista y afirmando que hay equipos y jugadores que no necesitaron ser campeones para quedar en la historia y el corazón del hincha. Un lenguaje amigable e inocente que se convierte en nuestro Caballo de Troya para abuelas bilbaínas: ¡les regalarán a sus nietos los muñecos Rr! Un sistema abierto para aplicaciones, gaming y soportes en nuevos medios tecnológicos.

WherRealSoc_Merchandising15

WherRealSoc_Merchandising12

WherRealSoc_Merchandising4La indumentaria.
Un homenaje a nuestra tierra y a nuestra  gente.
La clásica: tres bandas azul marino y dos blancas, evocando los momentos deportivos más gloriosos: las ligas obtenidas en la década de 1980.
Evocando a las dos comunidades gipuzkoanas más representativas: arrantzales y mendizales, retomamos sus paisajes de mar y montaña para decidir el cromatismo de las indumentarias de los arqueros:
1_ camiseta azul, pantalones y calcetines marrones = mar y arena.
2_ camiseta gris, pantalones y calcetines verdes = niebla y montaña.
3_ las indumentarias alternativas de los jugadores, siguiendo una lógica semejante.
Salen al campo, los jugadores, la Real, su tierra y su gente.

WherRealSoc_Indumentaria1

Paisajismo y performance.
El paisaje y el clima son dos potentísimas señales de identidad de Gipuzkoa.
Proponemos para la cobertura externa del estadio un aspecto de hierro oxidado, aludiendo a la industria de manufactura del hierro, propia del País Vasco y con connotaciones de sus dos artistas más representativos: Jorge de Oteiza y Eduardo Chillida, quien también fuera arquero de la Real Sociedad.

WherRealSoc_Paisajismo1
Existe una tremenda añoranza por el viejo estadio de Atotxa, donde se han logrado los únicos dos títulos de Liga. Un estadio completamente diferente al actual: el público estaba pegado al campo de juego, lo que lo hacía mucho más intimidatorio “podías pinchar con el paraguas al rival que pateara un corner”. Y eso fue un disparador: intimidación y paraguas (simbolizando el sirimiri, la llovizna de Euskadi).
Lejos de apelar a esculturas monumentales, quisimos unir esas dos características con una intervención en el espacio exterior del estadio, haciendo pasar al público visitante por un sistema (muy bonito, por cierto) de niebla-lluvia artificial, de modo que entre un poco húmedo a la cancha. Se seca en un minuto, la cuestión es el mensaje: “Has entrado a jugar verdaderamente de visitante, has entrado al estadio de la Real Sociedad”. Una intimidación poética.
El suelo levemente irregular, ya que en Gipuzkoa casi no hay llanuras y, en la entrada local, otros elementos que pensamos: tablas de surf apoyadas en la pared, excesiva vegetación verde (el País vasco es muy frondoso) y sonidos de Txalaparta, que alientan al local y hacen sentir visitante al rival. La mitad de los puntos de un torneo se juegan de local.
WherRealSoc_Paisajismo2

WherRealSoc_Merchandising9

Hernán Ordoñez / Egoitz Aulestia / Iñigo Justo